jueves, 18 de mayo de 2017

Semana 15: maqueta del proyecto

Maqueta del proyecto:






Semana 14: Formalización de los usos

Se piensa en intervenir en los edificios con cajas que alberguen los diferentes usos y se conecten con pasarelas que vuelan los espacios y los jardines.


La formalización de los usos, se realiza ubicando los más públicos en la proximidad a la calle y los más privados y que requieren menor nivel sonoro en el interior. 








Semana 13: Espacios propuestos

Partimos de los siguientes volúmenes preexistentes:


La planta baja se va a liberar de edificación para ampliar los espacios verdes de la ciudad, de manera que el itinerario de unión de nuestra estrategia accede al interior de la manzana.
El uso residencial con destino a vivienda social se ubica en el cuerpo situado al este, que se encuentra totalmente perdido y permite una reestructuración tipológica del edificio. Los núcleos de comunicación se mantienen, no así los forjados de las crujías que carecen de capacidad portante para albergar los nuevos usos previstos: equipamiento docente, terciario hostelero y terciario de oficinas.







Semana 12: Ideas para la intervención

Una de las principales ideas que enlace con la estrategia general es la de crear espacios verdes en los patios libres de la manzana, y devolverlo así a su estado originario.

De esta forma devolvemos el espacio verde al interior de la manzana, liberamos el espacio en las crujías interiores con la creación de jardines destinados a la meditación, al encuentro, y en definitiva, al disfrute de la naturaleza en pleno centro de Madrid y en el punto medio de nuestro itinerario de enlace entre las dos grandes masas verdes de la ciudad.

Ejemplo de intervención, Un jardín japonés, Esther Pizarro, 2015.






Semana 11: Ubicación sellecionada, motivaciones.

Estudiados los diferentes solares/edificios sin uso que existen a lo largo de nuestra vía, observamos la gran oportunidad que representa intervenir en la parcela de la plaza Duque de Alba 2. 
La selección de esta parcela se motiva por las siguientes razones:

- Ubicación: Se encuentra en el punto medio de Madrid Río y El Retiro.
- Valor patrimonial: es un edificio con nivel de protección integral.
- Estado de conservación: muy deficiente, con declaración parcial de ruina.
- Uso: El edificio se encuentra sin uso desde hace dos décadas.
- Su propiedad. El Ayuntamiento expropió en 1998 el edificio a sus propietarios por incumplimiento del deber de conservación.
- Calificación: El PGOU califica como equipamiento la parcela.
- Necesidades del barrio: zonas verdes y equipamientos.

Por todo lo anteriormente expuesto, se decide intervenir en la parcela, comenzando a realizar un análisis histórico de la manzana y su proceso de conformación.


El plano más antiguo del que se dispone, plano de Pedro de Texeira de 1656, refleja una manzana con un gran espacio libre de huerta interior, que se va edificando a medida que los jesuitas necesitan ampliar sus instalaciones. El proyecto que se plantea tratará de devolver a su estado originario estos espacios a la ciudad como zonas verdes e incluso zonas de huerta.

Es en 1791 cuando se concede licencia de obras para la construcción ex novo de la Escuela de primeras letras y casa de los maestros que enseñaban a los hijos de los criados de SS.MM, que busca asociarse con el centro docente colindante: Reales Estudios de San Isidro. Después de servir de colegio durante 10 años, pasa a ser la residencia de la duquesa de Sueca durante otros 5 años, después se destinará durante medio siglo a Casa de las Temporalidades, para posteriormente volver a su uso docente, de colegio, durante escasos 6 años que terminan cuando el ministerio de gobernación decide implantar el cuartel en las instalaciones en el año 1859, hasta 1936 que el edificio es privatizado para viviendas de alquiler. Resultado del incumplimiento del deber de conservación de los propietarios, el ayuntamiento decide expropiar el edificio en 1998. Desde entonces, han sido muchas las ideas de destino y pocos los recursos destinados al mantenimiento y conservación de este inmueble. 

Así que, la traza de la manzana siempre ha estado ligado a la docencia, uso que se pretende asignar -entre otros- a este gran contenedor. Y aunque durante 5 años se destinó a residencia de la duquesa de Sueca, como se le conoce hoy en día al edificio "Palacio de la duquesa de Sueca", no recoge el sentir del edificio, de marcado carácter docente que ha contenido a lo largo de su historia.